Hemos escuchado esto muchas veces:  “Escribe tu vida”, ”diseña tu vida”, pero no lo tomamos en serio, de pronto lo intentamos aplicar unos segundos, y después volvemos al mundo que ya conocemos, al piloto automático que consciente o inconscientemente, para bien o para mal, hemos diseñado.

Vemos personas famosas que afirman que ”diseñar tu vida” si funciona. Y… si realmente funciona? Los que lo logran se ven tan seguros hablando de eso, que vale la pena probar.

Te gustaría impulsar tu vida y el mundo que vez en una nueva dirección? Te gustaría probar por ti mismo que es verdad eso que dicen? Que tal si pruebas un año o un mes, concentrado al ciento por ciento. Tu sabes que funciona, sabes que al menos te acercara mas a lo que quieres, a eso que buscas. No pierdes nada con intentarlo, al contrario adquirirás disciplinar tu mente y tu cuerpo en una dirección. Sea como sea, saldrás ganando.

Tu sabes que todo es energía, y que el principio para crear algo empieza en el pensamiento, después se reafirma con las palabras y con las acciones se le da absoluto poder para existir. Entonces, que ta si te programas a escribir tu vida de nuevo, a empezar de cero. Asi sea un mes. Un mes en dirección a lo que quieres. Pasos grandes o pequeños, pero siempre en con tu norte adelante en cada movimiento.

Estas listo?

Empieza ahora!  Escribe tu vida. Solo haz esto. Controla lo que piensas, controla lo que dices y controla lo que haces. Pensamientos, palabras, acciones. Todo en dirección a lo que quieres. Cree que puedes hacer todo lo que te propongas, cree que ya es tuyo, cree que ya esta en tu camino. Usalo en todas las facetas de tu vida. Cree que ya estas en el final. Visualizalo, sientelo, vivelo.

Esta es tu parte por un mes, una semana, un año o toda tu vida. Escribe tu vida, escribela en tus pensamiento, escribela con tus palabras, escribela con tu acciones. Y si mueres, muere escibiendola. Escribe tu historia y dale vida, pues en realidad esta es la verdad,, tu eres el creador, el diseñador y el escritor de tu vida.

Ah… Y disfruta el proceso, disfruta el camino; pues al final lo que importa es en quien te conviertes.